Lenguaje En El Retraso Mental

   EMBED

Share

  • Rating

  • Date

    December 1969
  • Size

    134KB
  • Views

    572
  • Categories

Preview only show first 6 pages with water mark for full document please download

Transcript

Durante mucho tiempo, el campo del retraso mental ha estado dominado por las concepciones no etiológicas, incluso después del descubrimiento, en los años sesenta, del origen genético del síndrome de Down (SD). El enfoque contemporáneo va orientándose más hacia la etiología. Actualmente están documentándose importantes diferencias entre los síndromes de retraso mental (RM) de origen genético, especialmente en los ámbitos cognitivo y del lenguaje, que no pueden ser explicados en términos de niveles psicométricos, de motivación u otras dimensiones no genéticas. En esta presentación destacaremos las principales dificultades observadas en el desarrollo del lenguaje oral de las personas que padecen un RM de origen genético. Valoraremos el alcance de la variabilidad entre los síndromes y dentro del propio síndrome. Más concretamente, presentaremos un análisis comparativo entre los fenotipos de lenguaje típico en ciertos síndromes genéticos y contemplaremos los posibles apoyos cerebrales de las diferencias observadas. También se hará un resumen de los casos con un atípico desarrollo favorable del lenguaje en personas con RM y se discutirán sus posibles explicaciones. Sugeriremos que las diferencias existentes en las arquitecturas y funcionamiento cerebrales, que tienen su origen en un desarrollo neurológico y obedecen a causas genéticas, pueden explicar ampliamente el conjunto de características del síndrome, así como la variabilidad individual documentada en recientes investigaciones. Palabras clave: Lenguaje. Deficiencia mental. X frágil. Síndromes genéticos. Síndrome de Down. Predominantly nonetiological conceptions have dominated the field of mental retardation for a long time including after the discovery in the sixties of the genetic source of Down syndrome (DS). The contemporary approach is becoming more etiologically oriented. Important differences across MR syndromes of genetic origin are currently being documented particularly in the cognitive and language domains that do not seem explicable in terms of psychometric levels, motivational, or other monogenetic dimensions. The presentation will highlight the major difficulties observed in the language development of individuals with mental retardation of genetic origin. The extent of inter- and within-syndrome variability will be evaluated. More specifically, a comparative analysis of typical language phenotypes in a number of genetic syndromes will be presented and the possible brain underpinnings of the observed differences will be envisaged. Cases of atypically favorable language development in MR individuals will also be summarized and explanatory variables discussed. It will be suggested that differences in brain architectures and functioning, originating in neurological development and having genetic causes, may largely explain the syndromic as well as the individual variability documented in recent research. Key words: Language. Mental retardation. Fragil X. Genetics syndroms. Down syndrome. Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 46 RESUMEN SUMMARY ORIGINALES EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA 1 Por J. A. Rondal Laboratorio de Psicolingüística, Universidad de Lieja, Bélgica. 1 Presentado en la Tercera Conferencia Europea sobre Teoría e Investigación Psicológica en el Retraso Mental, Ginebra, 1 de septiembre de 2000. CONCEPCIONES NO ETIOLÓGICAS DEL RETRASO MENTAL El campo de los desórdenes del lenguaje y las dificulta- des en el retraso cognitivo (calificados generalmente y con excesiva amplitud de retraso mental –RM–) tiene una espe- cial importancia por diversas razones. En primer lugar, el papel de la comunicación lingüística en nuestras socieda- des; en segundo lugar, el especial papel del lenguaje (ha- blado, escrito o gestual) en el funcionamiento cognitivo; al- gunas personas pretenden que el lenguaje representa la diferencia más importante entre el homo sapiens sapiens y nuestros parientes biológicos, los chimpancés; y en tercer lugar, debido a la severidad de los problemas del lenguaje que se encuentran generalmente en el RM moderado y severo. Solía pensarse (y aún sigue siendo el caso en ciertos círculos) que la dimensión clave en el retraso mental es el cociente intelectual (CI), complementada probablemente por una estimación del potencial de adaptación. Este punto de vista, aún no siendo totalmente irrelevante, es demasia- do general. El enfoque científico del RM debe de estar más orientado hacia la etiología. Además, los recientes avances en la genética, conceden una gran importancia a los fenoti- pos de la conducta en los síndromes de RM (Dykens, 1995). Se ha demostrado que los síndromes de RM situa- dos en niveles similares de las escalas estándar de CI, difie- ren sustancialmente en gran número de aspectos psicológi- cos. Los defectos genéticos (tanto los desórdenes de un único gen mendeliano como las anomalías citogenéticas) están presentes en una gran proporción de casos de RM, tanto leve como severo, lo cual indica que la anterior equi- paración del RM moderado y severo con una patología y del RM leve con una variante de la normalidad (p. ej., la oposición de Zigler entre el denominado RM cultural –fa- miliar y orgánico– Zigler, 1969; cf. Rondal, 1980, en una primera crítica) constituye un exceso de simplificación (Si- monoff et al, 1996). En esta ponencia aportaremos otra de- mostración relativa al ámbito del lenguaje. Es urgente que los programas de intervención tengan más en cuenta la di- mensión etiológica del síndrome y su especificidad. La etiología está convirtiéndose en una variable de gran im- portancia para el pronóstico dentro del campo del RM. Como era de esperar, el caso es especialmente claro en los síndromes genéticos conducentes al RM, ya que los defec- tos iniciales en estos síndromes pueden identificarse a nivel cromosómico o a nivel génico. SÍNDROMES GENÉTICOS CONDUCENTES A RETRASO MENTAL Según Moser (1992), existen varios cientos de síndromes genéticos que provocan RM. Shprintzen (1997) enumera más de doscientas condiciones genéticas que provocan de- sórdenes del lenguaje, del habla y de la comunicación. La lista incluye un gran número de síndromes de RM de ori- gen genético. En la introducción de este libro, “Genética, síndromes y desórdenes de la comunicación”, Shprintzen (1997) escribe: “Quizá la aceptación de la genética como una potente fuerza que influye sobre el comportamiento hu- mano, haya crecido junto con la increíble expansión de la ciencia de la genética. Desgraciadamente, los que trabaja- mos en el ámbito de la ciencia de la comunicación, nos he- mos quedado atrás [...] los científicos que trabajan en las ciencias genéticas, probablemente saben tan poco sobre el habla, el lenguaje y la audición, como los científicos de la comunicación (más frecuentemente) sobre la genética” (p. VIII). La fusión de las ciencias de la comunicación y de la genética, preconizada por Shprintzen, puede materia- lizarse en un futuro próximo. Pueden verse algunos precur- sores que sugieren que el deseado paso ya ha sido dado. Mi presentación puede situarse dentro de este marco concep- tual. Para un tratamiento y análisis más detallados del asun- to, puede verse la ponencia que he publicado recientemen- te en la Revista de Neurolingüística (J Neurolinguistics) en colaboración con Annick Comblain (Rondal y Com- blain, 2000). EL LENGUAJE EN LOS SÍNDROMES GENÉTICOS En ésta, empezaré primero con los problemas típicos del lenguaje oral en el síndrome genético de RM más in- vestigado hasta la fecha; es decir, trisomía 21 o síndrome de Down (SD). Más adelante se contemplarán los desór- denes del lenguaje característicos de otros síndromes ge- néticos, como el síndrome de Williams (SW), el síndro- me de fragilidad del cromosoma X (SFX), el síndrome de Prader-Willi (SPW) y algunos otros. Este análisis mostra- rá que, en niveles intelectuales globales comparativos, existen diferencias importantes en la organización del len- guaje de pacientes con RM en función de su síndrome genético. Esto significa que, desde el punto de vista del lenguaje, el SD no es, en modo alguno, prototípico de un RM moderado y severo. Puede decirse que las diferen- cias de lenguaje entre los síndromes de RM se derivan de diferencias a nivel cerebral que tienen su origen muy pro- bablemente en la diversidad genética característica de es- tos síndromes. Por último, contemplaré los curiosos ca- sos de desarrollo y funcionamiento excepcionales del lenguaje, de los cuales da cuenta la literatura especializa- da de los últimos 10 o 15 años, para proponer que tales casos también pueden explicarse en términos neurogenéti- cos similares, lo cual arroja una interesante luz sobre la naturaleza real de los problemas del lenguaje en pacien- tes con RM. Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 47 Síndrome de Down El RM de origen genético representa aproximadamente un 30% de la totalidad de los casos de retraso moderado y severo y un 15 % de los casos de retraso mental leve. El SD constituye la condición no heredada más frecuente (Clarke et al, 1985), con una incidencia estimada por Dolk et al (1990) de 1/750 nacimientos de ambos sexos. Podría estar más cerca de 1/1.500 en algunos países desarrollados, debido a la conjunción de los procedimientos de diagnós- tico precoz y las prácticas abortivas. La tabla 1 resume los datos principales sobre las dificul- tades del lenguaje en el SD (para un análisis completo, véa- se Rondal y Edwards, 1997) (tabla 1). No está demostrada la existencia de una diferencia fun- damental en el lenguaje entre las tres categorías etiológi- cas principales del SD (es decir, trisomía 21 estándar, res- ponsable del 97 % de los casos; desplazamientos, con el 2 % de los casos; y mosaicismo, con el 1 %; en estos últi- mos casos, el embrión se desarrolla dentro de un mosaico de células normales y trisómicas), salvo una posible supe- rioridad léxica de referencia de los pacientes mosaico que mantienen un CI más elevado (Fishler y Koch, 1991). Desarrollo prelingüístico Los bebés con SD muestran retrasos significativos en el desarrollo prelingüístico. Como norma, su respuesta a las estimulaciones verbales de la madre es menor que la de los niños no retrasados (NR) de una edad cronológica (EC) semejante. Las habilidades para tomar la palabra básicas para los futuros intercambios conversacionales, se desa- rrollan con lentitud. El tipo de fraseo prelingüístico que puede observarse en los bebés NR y se inicia alrededor de los 3 meses de edad (es decir, balbuceo intermitente de aproximadamente 3 seg de duración, con una duración más larga de las sílabas de terminación de frase que la de las de- más sílabas) es distinto en los bebés con SD. Tardan más tiempo en terminar una frase prelingüística (más de 5 seg de media). Este mayor marco de tiempo puede explicar por qué las madres y sus bebés vocalizan a veces simultá- neamente (Jones, 1977). El sonido del balbuceo Los sonidos de balbuceo son básicamente similares en ti- pos y señales en los niños NR y en los afectados por el SD (Smith y Oller, 1981). No obstante, el inicio del balbuceo reduplicado (la producción de sílabas semejantes al habla: “bababa”, “dadada”, etc., aparece retrasada en los niños con SD) se observa alrededor de los 6 meses en niños NR, frente a los 8 meses en los niños con SD (Lynch y Eilers, 1991). El balbuceo reduplicado es un precursor del habla inteligible (Mundy et al, 1995). Habla inteligible Muchos niños con SD no demuestran un uso coherente de las palabras convencionales antes de los 2 o 3 años de Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 48 Tabla 1. Principales problemas lingüísticos en personas con síndrome de Down Componente del lenguaje Semiología 1. Articulación del sonido y discriminación auditiva * Dificultades articulatorias y coarticulatorias, especialmente con los fonemas más delicados – Maduración lenta y a veces incompleta de la discriminación de los fonemas 2. Semántica léxica – Léxico reducido, tanto en el número de lexemas como en las características semánticas dentro de los lexemas * Deficiente organización del léxico mental, tanto semántica como pragmáticamente 3. Morfo-sintaxis – Emisiones reducidas en longitud y complejidad formal * Problemas con la morfología de inflexión * Problemas para producir y comprender proposiciones subordinadas y oraciones compuestas 4. Pragmática del lenguaje – Lentitud en el desarrollo de habilidades pragmáticas avanzadas (es decir, contribución al tópico en la conversación, peticiones interpersonales, supervisión de interacciones verbales con otras personas) 5. Organización discursiva *Macroestructuras del lenguaje insuficientemente desarrolladas *Los asteriscos indican los problemas más serios. edad. Los frecuentes fallos en el desarrollo motor (Wishart, 1988) son, probablemente, factores que contribuyen a este retraso. En el SD, el desarrollo semántico también está re- trasado, proporcionalmente al deterioro cognitivo caracte- rístico de dicha condición. Algunos de los factores precoces que contribuyen al desarrollo cognitivo son el contacto vi- sual y la atención conjunta por parte de madre e hijo (Bru- ner, 1975). Los niños con SD muestran retrasos (un prome- dio de 1 mes) en el inicio del contacto visual sostenido con la madre y mayores retrasos (2 meses de media) en el esta- blecimiento de niveles elevados de esta conducta (Gunn et al, 1982). Los retrasos en las capacidades imitativas, verba- les y gestuales (Gutman y Rondal, 1979; Rondal, 1980; Mahoney et al, 1981; Sokolov, 1992) también pueden con- tribuir al ritmo más lento de desarrollo del habla inteligi- ble en el SD. Generalmente, el desarrollo léxico precoz muestra una buena relación lineal positiva con el desarrollo de la edad mental (EM) (Rondal y Edwards, 1997). Sin em- bargo, como apunta Miller (1999), el ritmo de adquisición de nuevas palabras de los niños con SD no es el mismo que el de los niños NR y las ecuaciones que describen am- bas curvas de aprendizaje del vocabulario difieren cada vez más en su trayectoria. La brecha continúa ampliándose al ir creciendo en edad. También debe admitirse la existencia de diferencias individuales apreciables en el ritmo de adquisi- ción de vocabulario entre los niños con SD. Basándose en una muestra de 43 niños con SD, estudiada en la Universi- dad de Wisconsin, utilizando un informe parental (Inven- tario MacArthur de Desarrollo Infantil), Miller (1999) indi- ca que el 65% de los pacientes con SD tenía puntuaciones inferiores a las de sus iguales en edad mental no retrasados (EM NR), mientras que el 35 % aprendía el vocabulario a un ritmo coherente con el 80 % de sus iguales en EM NR. Primera producción de varias palabras Las primeras producciones de varias palabras, distintas de fórmulas sin analizar, en los niños con SD pueden ob- servarse alrededor de los 4 años. La longitud media de elo- cución (LME) es ampliamente utilizada como variable de criterio para la valoración del desarrollo del lenguaje. Has- ta un cierto nivel de desarrollo, casi cualquier adquisición morfo-sintáctica se reflejará directamente en el cálculo de la LME. El desarrollo de la LME en el SD muestra una buena relación lineal con la EC hasta la primera adoles- cencia, a pesar de la existencia de un importante retraso (Rondal, 1985; Rondal y Comblain, 1996). Generalmente, se observan valores de LME de 1 alrededor de los 2 años. Entre los 2 y los 9 o 10 años, el valor de la LME oscila en- tre 1 y 4 aproximadamente. La LME de 5 o 6 unidades se observa con frecuencia entre los 12 y los 14 años. Los ni- ños NR alcanzan niveles de LME de 5 unidades y más al- rededor de los 6 años. En el habla conversacional entre adultos NR, los valores de la LME están, con frecuencia, cerca de 12. La lentitud y limitación del desarrollo de la LME en el SD corresponden a defectos permanentes de morfosintaxis. El uso productivo de palabras gramaticales (artículos, preposiciones, pronombres, conjunciones, auxi- liares) y la notación morfológica del género, número, tiem- po verbal, modo y aspecto son limitados. La mayor parte de los pacientes con SD se ve limitada a frases de una sola proposición, con un orden correcto de las palabras. Las fra- ses subordinadas son menos frecuentes. Incluso en los co- rrespondientes niveles de LME, los niños con SD no pue- den manifestar con exactitud el mismo tipo de sintaxis que sus iguales NR (Rondal, 1978). Por ejemplo, al comparar- los con niños NR, en relación con la LME, los niños con SD tienden a utilizar menos grupos de verbos complejos y ti- pos avanzados de pronombres indefinidos. Pueden observar- se las limitaciones correspondientes en la comprensión de las estructuras gramaticales (Bartel, Bryen y Keehn, 1973). Pragmática y comunicación Existe una creciente literatura sobre la pragmática del lenguaje en el RM (Rosenberg y Abbeduto, 1993). Los ni- ños de corta edad afectados por el SD (de 1 a 4 años de edad) utilizan elocuciones de una sola palabra para pedir objetos situados fuera de su alcance (Greenwald y Leonard, 1979). Varios estudios afirman que hay pocas diferencias entre niños NR y niños con SD, de EM equivalente, en la frecuencia de los actos de habla, es decir, pregunta-res- puesta, afirmación, sugerencia, petición, orden (Coggins et al, 1993). Pero existen importantes limitaciones en la utili- zación de las formas lingüísticas que a las personas NR les parecen adecuadas para los actos de expresión de un habla particular. Por ejemplo, los niños con SD tienen dificultad para utilizar las formas convencionales para “suavizar” sus peticiones (p. ej., utilizando una petición indirecta). Sin embargo, no se ha estudiado en detalle la contribu- ción al tema y la continuidad del mismo por parte de las personas con SD. Su conducta a la hora de tomar la palabra es sistemática y está regida por normas. Las personas con SD tienen grandes deseos de mantener los temas durante una conversación y de contribuir de forma significativa a las conversaciones. Pero, con frecuencia, les faltan habili- dades lingüísticas para hacerlo. Comprensión frente a producción Se ha afirmado que las personas con SD tienen una mar- cada superioridad de comprensión del lenguaje frente a la producción del mismo. Hasta cierto punto, se da la misma situación entre las personas NR. Ylo que se discute, en este contexto, es la posibilidad de una discrepancia real entre la producción y la comprensión del lenguaje en el SD. Miller (1999) informa sobre el progreso en el desarrollo de la comprensión y producción del lenguaje en niños con SD Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 49 (entre 1 y 5 años de EM). Indica que el 65% del total de los perfiles individuales refleja mayores deterioros en la pro- ducción del lenguaje que en la comprensión del mismo. Se puede cuestionar la sugerencia de Miller sobre la exis- tencia de una marcada discrepancia entre la comprensión y la producción en las personas con SD. En cuanto al fun- cionamiento léxico, esto no puede representar mucho más que el desequilibrio habitual entre los repertorios de voca- bulario productivo y receptivo en las personas NR. En re- lación con la morfosintaxis, recordaremos con Caplan (1993) que hay al menos tres caminos para ver el sentido de una frase: a) una vía sintáctica que calcula una representa- ción sintáctica completa de una frase y utiliza esta repre- sentación para asignar aspectos de significado de la ora- ción; b) una vía heurística, que utiliza una estructura sintáctica reducida (p. ej., orden de palabra) para el mismo propósito, y c) una vía léxico-pragmática (léxico-semánti- ca) que infiere aspectos de significado de la frase a partir del significado de una sola palabra y del conocimiento de los acontecimientos del mundo real. Los mecanismos de procesamiento especializados que asignan una estructura sintáctica a las frases son (generalmente) exclusivos del he- misferio cerebral izquierdo; el derecho es capaz de com- prender las frases utilizando relaciones semánticas entre palabras individuales y el conocimiento del mundo, es de- cir, a través de la ruta léxico-pragmático-semántica. Siendo esto así, la indicación teórica de Miller, basada en el uso de pruebas de comprensión demasiado generales, como el Inventario de Desarrollo de la Comunicación (Hedrick et al, 1984) y el procedimiento Miller-Chapman (Miller et al, 1980) puede reflejar más bien el uso, por parte de personas con SD, de los heurísticos 2 y/o 3 anteriormente citados, que un tratamiento morfo-sintáctico verdadero, para el cual la mayoría de ellos puede ser incapaz según demostró Ron- dal (1995) en tareas controladas experimentalmente de comprensión de pasivos reversibles, relativos y causales y cláusulas temporales, excluyendo el recurso al heurístico 2 y/o 3 anterior. Las personas características del SD no pro- ducen con facilidad tales estructuras lingüísticas excepto, ocasionalmente, en expresiones idiosincrásicas. También tienen problemas para entenderlas más allá del nivel de cláusula. Síndrome de Williams Denominado a veces síndrome de Beuren en Europa. El SW es un desorden metabólico congénito (incidencia: 1 caso por cada 25.000 nacimientos aproximadamente; Martin et al, 1984) asociado con la supresión hemizigótica de un pequeño grupo de genes (18 identificados hasta el momento) que incluye la posición del gen de la elastina en el cromosoma 7q11.23 (Ewart et al, 1993; Korenberg et al, 2000). La característica hemizigótica del gen de la elastina es responsable de las alteraciones vasculares y del tejido conectivo observadas en el SW. No obstante, los genes que contribuyen a las demás características del síndrome, como la hipercalcemia infantil, facies dismórfica y defectos de cognición (retraso mental entre leve y moderado), aún no han sido identificados (Galaburda et al, 1994). Muchos afectados por el SW tienen buenas aptitudes léxicas de referencia (Bellugi et al, 1990), aunque el desa- rrollo precoz del vocabulario está generalmente tan retrasa- do en el SW como en el SD (Bellugi et al, 2000). Compa- rados con otras poblaciones con daños cognitivos generales equivalentes, las personas de más edad con SW tienen vo- cabularios productivos impresionantes. Las puntuaciones en vocabulario de los adolescentes y adultos jóvenes con SW pueden estar más cercanos a sus EC que a sus EM (Stevens, 1996, citado por Stevens y Karmiloff-Smith, 1997); esta indicación, sin embargo, es discutida por Vol- terra et al (1994) quienes sugieren que el lenguaje entre los afectados por el SW no va por delante de su EM. Estos úl- timos autores también informan –y ello puede explicar la evidencia contraria– que existen notables diferencias entre las personas con SW (Pezzini et al, 1999; diferencias ya evidentes en la distribución del CI en el SW –que oscilan entre 40 y 90, próximos a una distribución normal con un CI medio de aproximadamente 55; Bellugi et al, 2000). Es- tas variaciones individuales están bien demostradas en un estudio de vocabulario realizado por Patterson et al, citado por Bishop (1999). Como indican los datos de este trabajo, en el SW, la gama de variación individual en la destreza de vocabulario es muy amplia (valorado con el Test Gráfico de Vocabulario de Peabody –revisado– un test de calificación aplicado a 127 personas con SW con edades comprendi- das entre 4 y 52 años), y muestra únicamente una pequeña minoría de personas de más edad con niveles apropiados de EC. Los niños con SW tienen dificultades con el acceso léxi- co, según se demuestra en tareas experimentales y son me- nos sensibles a las frecuencias de palabra que los niños control normales (Tyler et al, 1997). Un reciente estudio de Stevens y Karmiloff-Smith (1997) sugiere además que las puntuaciones relativamente altas en vocabulario, que muestran las personas con SW, no reflejan necesariamente una vía normal de desarrollo. Estos autores compararon un grupo de personas con SW con un grupo NR de control con una EM equivalente, en el rango de 3-9 años de EC, en di- ferentes pruebas experimentales sobre restricciones de pro- cesamiento en el aprendizaje de palabras. Como se indica en la literatura de desarrollo, al construir el significado de nuevas palabras, los niños NR de todas las edades desplie- gan el denominado trazado rápido (esto es, un principio que estipula que las palabras nuevas representan un trazado sobre objetos o acontecimientos para los cuales el niño to- davía no tiene un nombre), la exclusividad mutua (un ob- jeto no puede tener más de un nombre), el objeto completo (una palabra nueva, oída en presencia de un objeto nuevo, Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 50 se refiere a todo el objeto y no a una de las características que lo componen) y la restricción taxonómica (los niños or- ganizan los elementos léxicos que aprenden por categorías, en oposición, por ejemplo, a las asociaciones temáticas o li- neales) (Markman, 1990). Mientras que los niños con SW muestran trazado rápido y exclusividad mutua, no parecen someterse al objeto total y a las restricciones taxonómicas. Ello sugiere que, a pesar de tener edades de vocabulario avanzadas, los procesos subyacentes sobre la forma de ad- quisición y organización en la memoria semántica de los elementos léxicos, pueden seguir una vía ligeramente dis- tinta de la de los niños NR. Es tentador relacionar la apa- rente ausencia de la restricción del objeto completo, en el aprendizaje léxico de los niños con SW, con sus serias difi- cultades para la integración de la visión espacial (Bellugi et al, 1990; Atkinson et al, 1997). En el SW, el habla es fluida, con una articulación y pro- sodia correctas. La voz es, con frecuencia, ronca. Según concluyen las indicaciones preliminares, la comprensión de frases y el uso de dispositivos morfo-sintácticos no están intactos (Capirci et al, 1996; Bellugi et al, 2000). Tra- bajos experimentales (Karmiloff-Smith et al, 1997; Karmi- loff-Smith et al, 1998; Clahsen y Almazan, 1998) revelan que las personas con SW tienen dificultades tanto en la pro- ducción como en la comprensión de algunas características gramaticales, como restricciones de subcategoría (p. ej., los verbos intransitivos no pueden tomar complemento directo), frases intercaladas y asignación de género entre los ele- mentos de la frase; aún así, sus aptitudes gramaticales ge- nerales se muestran bastante buenas (especialmente en adul- tos y adolescentes). La aptitud discursiva parece estar relativamente conservada (Wang y Bellugi, 1994). La pragmática es su área de mayor debilidad, lo cual es extraño ya que se les describe como típicamente muy so- ciales (“hipersocial”, “amistoso en extremo”, con persona- lidades atrayentes) en varios informes (p. ej., Jones et al, 2000). Con frecuencia, los niños con SW tienen dificulta- des para la introducción y mantenimiento de tópicos, la toma de la palabra y para mantener un contacto visual ade- cuado. Los pacientes con SW a veces parecen decir tonte- rías. Su habla puede ser extraña, parecer socialmente in- adecuada y ser repetitiva, con incesantes preguntas. En ocasiones, pueden tender a repetir como un eco las elocu- ciones del interlocutor con una comprensión aparente li- mitada; Volterra et al (1994). Aquí puede ser importante la observación de Tyler et al, (1997) de que las personas con SW tienen dificultades para integrar la información semán- tica en la comprensión de la frase. Es posible que, al menos una parte de los problemas pragmáticos en los niños con SW, obedezca a dificultades semánticas. Recientes controles (Howlin et al, 1998a y b) muestran perfiles cognitivos y de lenguaje en adultos jóvenes con SW semejantes a los hallados entre los niños con SW. Esa coherencia en la edad presta un apoyo adicional a la noción de un modelo específico de síndrome del funcionamiento cognitivo y lingüístico en el SW. Síndrome frágil X El SFX lo constituyen desórdenes ligados con el cromo- soma X transmitidos a través de generaciones. La expre- sión citogenética del punto frágil se sitúa en Xq27.3. Su causa radica en una mutación cero en el gen FMR-1, en el cual, el nivel de proteínas en el ARNm (ácido ribonucleico mensajero) está grandemente disminuido. Anivel del ADN (ácido desoxirribonucleico), se caracteriza por repeticiones anormales de una secuencia trinucleótida. El SFX es una anomalía genética que sigue un modelo poco habitual, que no está todavía completamente entendido (Phelps, 1998). El 20% de los varones con el gen errante no presentan sín- tomas patológicos (no penetrante). El resto de los varones afectados sufre un RM de moderado a severo (Maes et al, 1994). Aproximadamente un tercio de las mujeres se ven afectadas por una variante fenotípica del síndrome que de- termina dificultades de aprendizaje. Hay una minoría que padece un RM de leve a moderado. Son las mujeres que han heredado el SFX de una madre portadora. Estudios so- bre la población con RM (Webb et al, 1096) sugieren que el SFX es responsable de entre un 2 y un 7 % del RM en los varones. La frecuencia del SFX entre la población general está cerca del 0,72 por cada 1.000 varones. Aunque la situación de los afectados y de las mujeres portadoras es menos clara (Dykens et al, 1994), el panora- ma del lenguaje para los varones afectados puede resumir- se de la forma siguiente: 1. Su habla es rápida, repetitiva, insistente, con ritmos desordenados y fluctuantes, volumen creciente y, a veces, apraxia oral (Newell et al, 1983). 2. Se han advertido efectos de voz inusuales, disritmia, ecolalia, impulsividad del habla, prosodia interrumpida y deficiente inteligibilidad. 3. Con frecuencia, los varones con SFX omiten o susti- tuyen los fonemas vocálicos o consonantes. La formula- ción de la elocución es, generalmente, defectuosa. El vo- cabulario receptivo está relativamente conservado. La morfosintaxis productiva es deficiente. 4. El lenguaje de los varones con SFX se halla limitado pragmáticamente, con un deficiente mantenimiento del tó- pico y dificultades para tomar la palabra. También pueden mostrar un lenguaje desviado repetitivo. Otros síndromes genéticos Se ha demostrado la existencia de otros síndromes gené- ticos en los comienzos del estudio del lenguaje, que per- miten unas primeras caracterizaciones de los principales problemas lingüísticos existentes. Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 51 Otros síndromes genéticos Síndrome del maullido del gato El síndrome del cri-du-chat (maullido del gato, cat cry) (SCDC) es un síndrome poco frecuente (aproximadamen- te 1 caso entre 50.000 recién nacidos; Nieburhr, 1978) ori- ginado por una pérdida de material cromosómico de la zona 5p (Goodhart et al, 1994). El 20 % de los casos está relacionado con un desplazamiento parental, responsable de la mayoría de éstos. El resto de los casos tiene lugar de forma espontánea por una mutación genética. El tamaño de la supresión puede variar desde todo el brazo corto has- ta únicamente 5p12. Gersch et al (1995) han determinado que existen dos zonas cromosómicas diferenciadas, aso- ciadas con manifestaciones fenotípicas diferenciales. Las supresiones en 5p12.3 producen el grito agudo caracterís- tico del síndrome. No se dan las dismorfias faciales y el deterioro cognitivo es de leve a moderado. La pérdida de la zona 5p12.2, denominada zona crítica del maullido del gato (Overhauser et al, 1994), da como resultado el espec- tro completo del SCDC. No hay variaciones en la inci- dencia del síndrome en función del sexo (Pueschel y Thu- line, 1991). Un elevado número de pacientes alcanzan la pubertad y llegan a la edad adulta (Niebuhr, 1978). El fe- notipo más típico presenta un grito monocromático carac- terístico en el momento del nacimiento, ciertas caracterís- ticas cráneo-faciales dismórficas con microcefalia, retraso psicomotor, hipotonía, lento ritmo de crecimiento, infec- ciones respiratorias y de oídos y es frecuente una mala alineación ortopédica. El examen neurológico y la reso- nancia magnética revelan una hipoplasia del vermis cere- beloso, asociada con malformación del cuerpo calloso (Michele et al, 1993). Las fuentes de referencia habituales enumeran el retraso mental de severo a profundo, la ausen- cia de deambulación, la ausencia de habla y una vida cor- ta como algo prácticamente inevitable para estas perso- nas. Los datos longitudinales recogidos por diversos investigadores (p. ej., Carlin 1988a y b; 1990), indican, sin embargo, que la prognosis para la mayoría de los pará- metros de salud, desarrollo y longevidad en el SCDC son hoy mucho más optimistas que los que se presentan en las fuentes de información médica habituales. Por ejemplo, los riesgos de anomalías orgánicas importantes y de supervi- vencia reducida son bajos. La crianza en casa y la inter- vención precoz son claves para estas mejores perspecti- vas. A pesar de las grandes variaciones en el tamaño y localización de las supresiones de cromosomas, existe una notable coherencia fenotípica. En todos los pacientes se observan el defecto de crecimiento precoz, la microcefalia, el importante retraso psicomotor y las infecciones respira- torias y de oídos. Casi el 100% de ellos tienen hipotonía, al menos en los primeros meses. En los años posteriores, aproximadamente un 50% conserva algún grado de hipo- tonía y experimenta limitaciones en el grado de movimien- to de algunas articulaciones. El déficit de atención es ge- neralizado. La mayoría de estas personas son amistosas y disfrutan en el trato con otras personas. Todos los pacientes con SCDC muestran déficit cogniti- vos, de lenguaje y psicomotores. Se ha constatado la au- sencia de habla o aptitudes verbales limitadas y severos problemas de lenguaje. No obstante, muchos niños con SCDC pueden desarrollar algún tipo de lenguaje, siempre que reciban la estimulación adecuada (Carlin, 1990). En es- tos casos, el inicio del lenguaje está marcadamente retra- sado. Cornish y Munir (1998) han proporcionado el análi- sis de las aptitudes lingüísticas más sistemático realizado hasta la fecha. Valoraron el lenguaje receptivo y expresivo de un grupo de 14 personas con SCDC (mujeres y varo- nes) de edades comprendidas entre 4 y 14 años. Aparte de una niña, que obtuvo una puntuación en edad equivalente a su EC, ninguna de las puntuaciones de los demás pacien- tes fue igual a su EC en las Escalas Británicas de Vocabula- rio Gráfico (British Picture Vocabulary Scales) (Dunn et al, 1982; procedente de la versión revisada del Test de Vo- cabulario Gráfico Peabody americano), un test léxico re- ceptivo. Tres niños no consiguieron alcanzar la línea base de los 2 años. Todos los pacientes con SCDC tenían varios años de retraso en la gramática receptiva –algunos no al- canzaron la línea base de los 4 años de EC– (valorado se- gún el Test de Recepción de Gramática) (Trog; Bishop, 1983). El lenguaje expresivo estaba notablemente retrasado (varios años en edad): puntuaciones equivalentes de las Escalas de Desarrollo del Lenguaje de Reynell, revisadas (Reynell, 1985). En el momento de realizar las pruebas sólo un paciente pudo hablar utilizando frases de cuatro o más palabras. Cornish y Munir (1998) sugieren que un modelo caracte- rístico de SCDC lo constituye una marcada discrepancia entre las aptitudes receptivas (mejores) y expresivas (peo- res) del lenguaje, y que se extiende a los diversos compo- nentes del lenguaje. Síndrome de Angelman El síndrome de Angelman (SA) se caracteriza por un re- traso neurológico (agrandamiento ventricular, crecimiento cortical anómalo, electroencefalogramas [EEG] anormales y crisis), motriz (ataxia) y cognitivo (RM severo a profun- do). Su incidencia es de un 1 por cada 16.000 nacimientos (Wiedemann et al, 1997). En el 60-70% de los casos, el SA está originado por la ausencia de contribución materna (mi- crosupresiones e imprimaciones) a la zona q11-13 del cro- mosoma 15 (Christian et al, 1995). En un pequeño porcen- taje de casos, la condición resulta de una unisomía paterna (herencia del padre de dos copias de la posición anterior- mente citada y ninguna de la madre) (Nelen et al, 1994). En los demás casos no se detectan anomalías cromosómicas ni unisomía. Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 52 En el SA resultan bastante notables un retraso mental severo, la ausencia de habla y lenguaje oral junto con dis- praxia motora oral (Penner et al, 1993), los movimientos atáxicos “como de marioneta”, la microbraquicefalia, crisis y EEG anormales (Nichols et al, 1992). Se han probado técnicas de comunicación no verbal con personas afectadas de SA, con un éxito aparentemente limitado que sugieren que, en este síndrome, la capacidad para el lenguaje (no sólo el habla) está deteriorada (Summers et al, 1995). Neurofibromatosis La neurofibromatosis 1 (NF1), tipo de Von Recklinghau- sen –hay otros 8 tipos de neurofibromatosis, algunos de los cuales determinan dificultades del habla, incluida la di- sartria de desarrollo– es un desorden neurocutáneo debido a un defecto de un único gen que aparece en la infancia. Su incidencia aproximada es de 1 por cada 4.000 naci- mientos y un índice de mutación espontánea en el 50% de los casos (Stumpof et al, 1988). Las mutaciones del gen NF-1 (en el cromosoma 17q11.2) producen un control anormal del crecimiento celular y la diferenciación de teji- dos, especialmente en los sistemas nerviosos central y periférico. Se piensa que la proteína que controla, la neu- rofibromina, funciona como supresor tumoral. Las caracte- rísticas físicas de la NF1 incluyen macrocefalia, gliomas y agrandamiento de los nervios ópticos, tumores de piel, ca- racterísticas dismórficas y diversos problemas neurológicos que interfieren en las funciones. Son frecuentes los proble- mas cognitivos (especialmente visuospaciales) y la disca- pacidad para el aprendizaje (entre el 30 y el 40 % de pa- cientes con NF1), pero hay una variabilidad considerable entre pacientes. Sin embargo, la frecuencia del RM en la NF1 (de 2 a 5 %) no supera el índice global de RM entre la población general (Legins et al, 1994). Hay relativamen- te pocos estudios dedicados al problema de los déficit del habla y del lenguaje en la NF1, ya que solía considerarse principalmente como causante de discapacidad para el aprendizaje no verbal. Las habilidades lingüísticas de los niños con NF1 están peor desarrolladas que las de sus her- manos no afectados (Solot et al, 1990). Algunos pacientes muestran déficit tanto de expresión como de recepción del lenguaje, mientras que otros muestran déficit única- mente en el lenguaje expresivo. Los déficit son especial- mente marcados en los niveles pragmático y de discurso. Los desórdenes del habla, incluida la tartamudez y la flui- dez anormal, la hipernasalidad, la prosodia y el ritmo de ar- ticulación anormales, malas pronunciaciones, secuencia in- correcta de sonidos y problemas de voz (tono agudo, ronquera), están presentes en un 30 a un 40% de los casos. También es posible encontrar una reducción del léxico y limitaciones en la receptiva morfo-sintáctica y discursiva (Mazzocco et al, 1995; Saint-Arroman y Alozy, 1998; Lorch et al, 1999). Todavía no se han definido los sustratos neurológicos concretos de estos deterioros en la NF1. Al ser corrientes los déficit en las habilidades motoras en los pacientes afectados de NF1, podría sospecharse la existen- cia de un deterioro en la coordinación motora, así como una incapacidad para planificar y secuenciar tareas com- plejas. Mazzocco et al (1995) sugieren que el fenotipo de la NF1 es específico en su inclusión de los déficit visuospa- ciales y numerosos déficit lingüísticos, ya sea en pacientes con inteligencia normal, con discapacidad para el aprendi- zaje o con retraso mental leve. Llama la atención el hecho de que en la NF1 pueden coexistir serios problemas de len- guaje con una inteligencia normal o únicamente un RM mí- nimo. Esta es otra indicación (aparte de los numerosos in- formes sobre problemas del lenguaje en pacientes con un deterioro específico del lenguaje –SLI– cf., p. ej., Clahsen, 1969, y los casos excepcionales de un desarrollo excepcio- nal del lenguaje en algunos pacientes afectados de NF1, cf., más adelante en este documento) de que el desarrollo del lenguaje formal es independiente del desarrollo intelectual. Síndrome de Klinefelter El síndrome de Klinefelter (SK) es una anomalía genéti- ca hallada exclusivamente en varones con uno o dos cro- mosomas X adicionales (XXY, XXXY), que afecta a 1 de cada 1.000 nacimientos (Mandoki et al, 1991). El SK se ca- racteriza por una elevada estatura e inteligencia media o RM leve. Son corrientes los problemas de lenguaje, espe- cialmente en el aspecto de expresión. Son característicos los déficit de procesamiento auditivo, aunque las aptitudes de lenguaje receptivo suelen estar dentro de la normalidad. Es frecuente un desarrollo retrasado del habla, con dificul- tades prosódicas durante la primera infancia. En algunos casos, la selección de palabras y la organización de las fra- ses resulta problemática (Leonard et al, 1974; Netley y Rovet, 1987). Síndrome de Turner El síndrome de Turner (ST) puede ser especial desde el punto de vista del lenguaje. Se da aproximadamente en 1 por cada 1.500 (Palmer y Reichmann, 1976) o 1 por cada 2.500 nacimientos femeninos (Ross et al, 2000). Aproxi- madamente el 60% de las mujeres nacidas con el ST care- cen de un cromosoma X, mientras que las restantes tienen un cromosoma X parcial o un modelo cromosómico parcial (Ginther y Fullwood, 1998). En una minoría de casos, pue- de darse un efecto de imprimación implicado en el he- cho de que el cromosoma X que falta es de origen paterno y tales casos parecen tener un mejor funcionamiento. No obstante, las pacientes afectados por el ST de forma total, parcial o en mosaico, carecen de producción ovárica de es- trógenos, como resultado de la ausencia de gónadas defini- das (Park et al, 1983). Por ello, las personas con el ST per- Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 53 miten estudiar los efectos biológicos de los estrógenos y del cromosoma X en el desarrollo cerebral, cognitivo y del lenguaje. Las personas con ST presentan una baja estatura y una relación corporal superior/inferior anormal, diversas afec- ciones de los sistemas renal y vascular y, ocasionalmente, estrabismo. No es corriente el RM pero suelen hallarse dé- ficit cognitivos concretos en el procesamiento visuospacial, en la integración visuomotora y en la memoria visual. Ge- neralmente, las habilidades para el lenguaje oral están con- servadas. Sin embargo, Murphy et al (1994) han señalado bajas puntuaciones en los tests de lenguaje oral de adultos con ST (especialmente, en la denominación de categorías y la comprensión de la sintaxis), mientras que los pacientes mosaico con ST muestran mejores aptitudes verbales. Al- gunos pacientes con ST también tienen dificultades con las tareas de fluidez verbal (Money y Alexander, 1986). Las medidas neuropatológicas tradicionales (EEG, etc.) no han conseguido identificar anomalías coherentes en las personas con ST (Elliot et al, 1996). Sin embargo, los es- tudios de imágenes del cerebro revelan anomalías estruc- turales en el cerebro de las personas afectadas por el ST; entre ellas: volúmenes reducidos de hipocampo, núcleo caudado, núcleo lenticular y núcleo talámico, materia cere- bral parietooccipital, asimetría parietooccipital en la que, en los adultos, las zonas izquierdas del cerebro tienen ma- yor volumen que las del derecho (Murphy et al, 1994). Los resultados de tareas de escucha dual sugieren que las mu- jeres con ST tienen lateralidad izquierda para el lenguaje (Lewandowski et al, 1985). Estos hallazgos son coherentes con una hipótesis de “disfunción del hemisferio derecho”. Clark et al (1990) encontraron índices de metabolismo de la glucosa más bajos en los lóbulos parietal y occipital en los pacientes con ST, comparados con el grupo control. Los hallazgos de la tomografía por emisión de positrones (PET) realizados por Elliot et al (1996) sugieren que el hipometa- bolismo de los lóbulos parietal y occipital podría ser común entre las niñas con ST que muestran cierto grado de dete- rioro cognitivo, pero no aparece en las niñas con ST que no tienen ese deterioro. El panorama resultante es cierta- mente complejo y permanece parcialmente sin aclarar en el presente estado de conocimientos. Parece, sin embargo, que el cromosoma X desempeña algún papel en el desa- rrollo cerebral, que tiene relación, entre otras aptitudes, con las capacidades verbales, posiblemente mediante una im- plicación en el desarrollo de la zona temporoparietal del ce- rebro humano (Murphy et al, 1994). Además del SFX, hay otros aneuploides de cromosoma sexual (es decir, anoma- lías en el número de cromosomas) que proporcionan indi- caciones en la misma dirección. Por ejemplo, los varones con SK 47XXY tienen déficit verbales, como se ha indica- do anteriormente, y los varones 49XXXXY parecen tener mejores aptitudes visuospaciales que verbales (Borghgraef et al, 1988; Curfs et al, 1990). Síndrome de Prader-Willi El SPW se caracteriza por características dismórficas, hi- perfagia, hipotonía y RM. Su incidencia es de 1 por cada 15.000 o 30.000 nacimientos y afecta por igual a ambos se- xos (Daniel y Gridley, 1998). En parte, la etiología del SPW sigue estando poco clara. Aproximadamente el 60% de SPW se asocia con supresiones visibles en la zona q11-13 del cromosoma 15. Es la misma zona que en el SA pero, en el caso del SPW, se trata del cromosoma 15 (im- primado) constituido por el padre (Butler et al, 1986). El 20% de los casos de SPW se debe a microsupresiones en la misma zona cromosómica, asociadas con desplazamientos que sólo pueden detectarse utilizando técnicas de genética molecular (Trent et al, 1991). El resto de los casos no muestra defecto cariotípico alguno. No obstante, en estos casos, ambos cromosomas 15 proceden de la madre (Ni- cholls et al, 1989). Los hallazgos mencionados apoyan fuertemente la teoría de que el SPW está causado por la fal- ta de algunos genes paternos en la zona 15q11-13. En el SPW el desarrollo psicomotriz está retrasado. Se advierten dificultades de la vista, en concreto estrabismo. En la edad escolar, si no antes, se hacen patentes los déficit cognitivos, de lenguaje y de comportamiento. La discapa- cidad cognitiva va de severa a leve (Dykens et al, 1992). Se ha informado sobre múltiples errores de articulación, problemas de voz y problemas de fluidez, especialmente un habla cada vez más bajo que produce inteligibilidad del mismo. Las funciones de movimiento oral, el tono y la re- sonancia están alteradas. No son infrecuentes los proble- mas de audición. Se ha observado que los lenguajes recep- tivo y expresivo están bastante por debajo de la EC, así como las aptitudes pragmáticas para el lenguaje y la efica- cia comunicativa (Klepp et al, 1990). La disfunción cere- bral, combinada con una anatomía característica de la boca y la laringe, contribuyen también a la alteración del habla (Akefeldt et al, 1997). Síndrome de Noonan El síndrome de Noonan (SN) (Noonan y Ehmke, 1963) es un desorden genético congénito que aparece aproxima- damente en uno de cada 1.000 nacimientos. Su etiología primaria es autosómica dominante, con mutaciones que afectan a un grupo de genes situados en 12q22. Algunas de las características asociadas con el SN son las siguientes: defectos cardíacos, baja estatura, anomalías en las orejas, hipertelorismo (es decir, ojos excesivamente separados), cuello corto palmeado, paladar en arco, hipotonía velar, oclusiones dentales anómalas, malformaciones genitales, intelecto deteriorado en la mayoría de los casos y desarro- llo motriz grueso retrasado. El inicio del lenguaje suele es- tar muy retrasado (las primeras palabras alrededor de los 3 años). Los pacientes con SN presentan problemas de ar- Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 54 ticulación (en la mayoría de los casos), déficit fonológicos (p. ej., detención e incorrecta agrupación silábica, supre- sión de la consonante final) y un habla poco inteligible, le- siones auditivas (en una minoría de los casos) (Nora et al, 1974), vocabulario receptivo y expresivo reducidos, desa- rrollo morfo-sintáctico reducido, en el que los constitu- yentes básicos de la frase se producen en forma de oracio- nes monoproposicionales, aunque intentan algunas frases complejas (Wilson y Dyson, 1982). Las relaciones estruc- turales semánticas están en consonancia con el desarrollo cognitivo correspondiente. A nivel pragmático, los actos básicos del habla (clasificaciones, proporcionar informa- ción, petición de acciones e información, descripción ima- ginativa, etc.) suelen realizarse correctamente. Síndrome de Rett El síndrome de Rett (SR) es un desorden progresivo del desarrollo que afecta a 1 de cada 10.000 mujeres. Las niñas con SR se desarrollan dentro de los límites previstos hasta los 9 a 12 meses de edad (Kerr y Corbitt, 1994). Entonces aparece la regresión, afectando drásticamente las adquisi- ciones lingüísticas, motoras y cognitivas. A los 7 años de edad las niñas con SR sufren un RM severo (Witt-Enfers- trim, 1987). Desde un punto de vista etiológico, se sospe- cha que su causa está en el cromosoma X, ya que sólo afec- ta a las mujeres. En muchas niñas con SR, el lenguaje rara vez se desarrolla más allá de una sola palabra. Las habili- dades manuales alcanzan su punto máximo entre los 10 y 12 meses de EC (Kerr et al, 1987). Muchas pacientes con SR muestran conductas que no pueden interpretarse como intenciones elementales de comunicación (p. ej., intercam- bios de mirada). En la mayor parte de los casos, durante la fase de regresión, se produce un fallo en el desarrollo del lenguaje o la pérdida de todo el lenguaje adquirido (Cole- man et al, 1988). Sin embargo, algunas niñas han conserva- do la capacidad para utilizar al menos cierto lenguaje gra- matical, frecuentemente con dificultades de pronunciación (Zapella, 1997). VARIABILIDAD DEL LENGUAJE EN LOS DISTINTOS SÍNDROMES La tabla 2 muestra los perfiles de lenguaje de seis síndro- mes genéticos (los mejor conocidos desde el punto de vis- ta del lenguaje hasta el momento). Estos perfiles difieren entre sí de forma importante. Los perfiles de lenguaje de las personas con SD y con SW son casi opuestos entre sí; los puntos fuertes relativos de los pacientes con SD se corresponden con el área de máxima debilidad de las personas con SW, y viceversa. Las diferencias entre síndromes, que en mi opinión equi- valen a una especificidad parcial del síndrome, tienen poco que ver con los niveles psicométricos de retraso en cada síndrome. Es necesario realizar nuevas investigacio- nes para analizar las comparaciones citadas con más de- talle y ampliar la investigación a perfiles específicos (o parcialmente específicos) del lenguaje en otros síndromes genéticos. Las diferencias entre síndromes observadas ya exigen un enfoque más centrado en el síndrome para poner solu- ción al RM. Teniendo en cuenta los datos comparativos dis- ponibles (tabla 2), es evidente que la solución de los pro- blemas del lenguaje en niños y adolescentes con SD y SW debe organizarse de acuerdo con las prioridades de diferen- ciación de los síndromes. Del mismo modo, será más bene- ficioso para la atención a la solución en pacientes del SCDC, centrarse en la utilización de las aptitudes recepti- vas relativamente buenas de estos pacientes para favorecer el desarrollo del lenguaje, en lugar de confiar en los méto- dos de expresión verbal. Éstos sólo son ejemplos someros a la espera de análisis más sistemáticos de las consecuencias de la solución del enfoque de especificidad del síndrome. El tiempo de una solución idéntica obligatoria en todos los casos de RM, sin una consideración seria hacia la etiología, ha pasado ya. En beneficio de la eficacia de la intervención, los terapeutas del lenguaje deberán sintonizar cuidadosa- mente sus prácticas con la realidad de la especificidad del síndrome del RM. Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 55 Tabla 2. Distribución de la característica binaria del lenguaje en seis síndromes genéticos de retraso mental Síndromes Aspecto del lenguaje Down Williams X frágil (varones afectados) Prader-Willi Maullido del gato Noonan Fonético-fonológico – – + + – – – – – – – Léxico – + + – – – Morfosintáctico – – + – – – – Pragmática + – – – – – + + Discursiva – – + – – ¿ ¿ Clave: + (+): puerto fuerte relativo; – (–) debilidad relativa; ¿: ausencia o insuficiencia de datos. PERSPECTIVAS DEL DESARROLLO NEUROLÓGICO Una posibilidad razonable es que la variabilidad entre los síndromes corresponda a diferencias en el desarrollo neu- rológico y en las estructuras cerebrales, como consecuencia de diferentes efectos genéticos patológicos. Sabemos que los pacientes con SD tienen disfunciones del sistema ner- vioso central, secundarias a un desarrollo anormal en las etapas prenatales, perinatales y posnatales de maduración del cerebro. El examen de los cerebros con SD muestra una reducción en el peso de los hemisferios, del tronco cerebral y del cerebelo, retraso en la mielinización (principalmente en el desarrollo de la corteza de asociación), reducción del número de neuronas en la totalidad de la corteza cerebral y, más concretamente, en algunos estratos corticales. Las per- sonas con SD tienen una densidad sináptica reducida y al- teración tanto de la morfología como de las conexiones si- nápticas que tienen su origen en los estadios prenatales y posnatales del desarrollo neuronal (Wisniewski y Kida, 1994). Esta neurogénesis anormal en el SD puede reflejar, principalmente, una programación cerebral alterada deter- minada genéticamente. Los estudios disponibles ya apuntan a la existencia de di- ferencias neurológicas importantes entre los síndromes que tienen su origen en bases genéticas diferentes, que pueden explicar el fraccionamiento específico de las funciones del lenguaje observado en los fenotipos. Las investigaciones sugieren que las diferencias funcionales existentes entre las personas con SW y las que padecen SD corresponden a una variación del síndrome a nivel cerebral. Bellugi et al (1990) comparó los perfiles neurológicos de adolescentes con SW y SD, con EC e CI equivalentes. Los pacientes afectados de SW mostraron una hipotonía generalizada, temblor, pro- blemas medios de equilibrio y anomalías oromotoras y mo- trices, sugerentes de una disfunción cerebral. Los adoles- centes con SD mostraron una mínima hipotonía, escasa evidencia de signos cerebelares y mejor funcionamiento de las funciones oromotoras. Ambos grupos mostraron iguales grados de microcefalia, hipoplasia cerebral, reduc- ción del volumen cerebral y de la mielinización; pero las formas cerebrales globales de cada grupo demostraron ser diferentes. El cerebro con SD presentaba importantes gra- dos de hipofrontalidad, mientras que las personas con SW presentaban una relativa conservación de las áreas cortica- les anteriores, aunque su anchura posterior estaba dismi- nuida, con reducción del tamaño del proencéfalo, posterior al surco rolándico, es decir, las zonas corticales parietal, temporal (con una relativa conservación del temporal me- dio, sin embargo) y occipital posteriores. En comparación con un cerebro normal, las personas con SW presentaban un alargamiento en la longitud posterior/anterior, una ma- yor proporción de tejido frontal/posterior (parietal-occipi- tal) y una reducción desproporcionada del volumen del tronco cerebral (Reiss et al, 2000). La hipofrontalidad del neocórtex en pacientes con SD, junto con la reducción de las proyecciones frontales del cuerpo calloso, está demos- trada además en los estudios de resonancia magnética rea- lizados por Wang, Doherty, Hesselink y Bellugi (1992). Es- tos autores relacionan esta indicación neuroanatómica con un perfil de disfunción del lóbulo frontal en el SD, que se corresponde con la deficiente fluidez verbal, las tendencias de perseverancia y la mayor dificultad para tareas que re- quieren estrategias flexibles para la resolución de proble- mas. Los pacientes afectados de SD, sin embargo, tienen relativamente conservados los ganglios basales y las es- tructuras diencefálicas (Bellugi et al, 2000). En cambio, los pacientes con SW muestran unos volúmenes superiores de gyrus 2 frontales y temporales y de las estructuras límbicas temporales (Jernigan et al, 1993). En el SW también hay evidencias de una mala regulación del control de las cifras neuronales y gliales, como puede apreciarse por la mayor densidad en la agrupación la célula en el nivel cito-arqui- tectónico (Galaburda et al, 1994). Esto podría reflejar una interferencia con la muerte celular que tiene lugar de forma natural y la presencia de factores neurotrópicos (posible- mente ligado a un nivel anormal extracelular de calcio). El volumen del cerebelo de los pacientes con SD es apro- ximadamente de un 77% respecto del de los controles nor- males jóvenes, frente a un 99% en el caso de los pacientes con SW. Aunque el tamaño del cerebelo está intacto y el neocerebelo ampliamente conservado, o incluso aumenta- do, en el SW, hay otros hallazgos neurológicos que sugie- ren una disfunción cerebelar. Bellugi et al (1990) examinó la estructura de la fosa posterior de las personas con SW y con SD, originando la identificación de un modelo anormal en el SW, en el que los lóbulos vermales neocerebelares mostraban hiperplasia, dentro del contexto de un desarrollo vermal paleocerebelar por debajo de lo normal, y una sig- nificativa reducción del tamaño del proencéfalo. Esta abe- rrante relación de volumen entre cerebro y cerebelo podría servir para distinguir neurológicamente el SW de otros sín- dromes como el SD (Courchesne et al, 1988). Bellugi et al (1990) especulan (siguiendo una sugerencia de Leiner, Lei- ner y Dow, 1986, sobre el posible rol de las estructuras neo- cerebelares humanas en las funciones lingüísticas) sobre la posibilidad de que la hiperplasia observada de ciertos lóbu- los vermales, en el contexto de un defectuoso desarrollo ce- rebelar, podría estar relacionada con el perfil de lenguaje de los pacientes con SW. Bellugi et al (1990) también obser- vó que sus pacientes con SW tenían una conducta muy si- milar a la de los adultos (normales) con lesiones unilatera- les del hemisferio derecho, mientras que las personas con SD se parecían más a los afásicos con lesiones en el he- Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 56 2 Término latino que emplean los ingleses para designar las cir- cunvoluciones cerebrales. misferio izquierdo, mostrando un deterioro del lenguaje y una marcada tendencia hacia un procesamiento más global de la información. Atkinson et al (1997) examinaron la base neural del déficit en la integración de la visión espa- cial, la acción (p. ej., locomoción sobre superficies irregu- lares), y la manipulación de objetos, en contraposición con el conservado (y, con frecuencia, incluso mejor de lo nor- mal) reconocimiento visual (especialmente caras) en perso- nas con SW. Sugieren que la función de “corriente” dorsal de la corteza cerebral, que procesa la información necesaria para la orientación visual de acciones, concretamente la precisión del control manual y el análisis de la posición de los objetos o piezas de un objeto en relación con las demás y en relación con el observador, es deficitaria en el SW, mientras que la “corriente ventral”, que transmite informa- ción a las estructuras del lóbulo temporal implicadas en el reconocimiento de objetos y rostros, está ampliamente con- servada e, incluso, funcionando en exceso. Además, queda demostrado que, de los problemas serios de cognición per- ceptiva (que se refieren especialmente a la integración de los estímulos visuales y la cognición espacial), el procesa- miento del rostro y su reconocimiento está notablemente conservado en el SW o incluso mejor que en los controles NR (Rosen et al, 1995; Bellugi et al, 2000). Parecen existir sistemas del cerebro específicos para el reconocimiento de rostros. Una importante línea de eviden- cia procede de los pacientes con lesiones cerebrales con prosopagnosia. Las lesiones que producen este desorden, consistente en la incapacidad para reconocer rostros fami- liares sin decremento concomitante de otras formas de re- conocimiento de objetos, son generalmente bilaterales (con mayor participación del hemisferio cerebral derecho que el izquierdo) y se extienden a lo largo de las zonas tempo- ral y occipital (Damasio et al, 1990; McCarthy et al, 1999). De acuerdo con ello, es posible que estas áreas cerebrales estén ampliamente conservadas o incluso aumentadas y más funcionales en personas con SW que en personas NR (Mills et al, 2000). Galaburda y Bellugi (2000) han planteado una hipótesis que se corresponde con la de Atkinson et al (1997). Des- pués de haber realizado análisis post mortem en cerebros con SW, estos autores piensan que la conservación relativa de varios subsistemas de lenguaje y reconocimiento de ros- tros en el SW es compatible con la idea de un deterioro se- lectivo de las porciones dorsales de los hemisferios, en el medio de porciones ventrales ampliamente conservadas, in- cluidas las áreas perisilvianas de estos hemisferios. Todavía falta conocer la conexión exacta de los genes con la neuroanatomía, pero se descubrirá, sin duda, en un futuro próximo, a medida que van identificándose más ge- nes con los efectos del desarrollo cerebral dentro de la su- presión etiológica del SW. Las diferencias neurológicas en otros síndromes genéti- cos han sido escasamente estudiadas hasta la fecha. En el SFX, se observa un menor tamaño del vermis cerebelar posterior en muchos individuos, en comparación con per- sonas NR (Hagerman, 1996). Esta indicación es coherente con los déficit motores referidos en el SFX (Friefeld y MacGregor, 1993). Las reducidas cantidades de FMRP (la proteína de FMR-1) perjudican el desarrollo de las células de Pukinje del cerebelo, de las neuronas colinérgicas que inervan el sistema límbico (involucrado en la regulación emocional y del humor) y de otros tejidos neuronales (ma- teria gris especialmente) que normalmente muestran ele- vadas concentraciones de FMRP. Ala inversa, en el SFX se da un agrandamiento de algunas estructuras cerebrales, como el hipocampo (una zona principal de convergencia en la corteza, implicada, entre otras cosas, en el almacena- miento y consolidación de las memorias declarativas a lar- go plazo), los ventrículos, el tálamo y el núcleo caudado. Típicamente, las personas afectadas por el SFX tienen una circunferencia craneal grande, en contraste con la micro- cefalia hallada en el SD y muchos otros síndromes de RM. Ello sugiere un fallo de los mecanismos neuronales de im- primación en el desarrollo precoz del cerebro. DESARROLLO ATÍPICO DEL LENGUAJE EN EL RM En el contexto anterior, tiene un gran interés considerar los datos sobre casos de lenguaje atípico en el RM (véanse en la tabla 3 los casos más importantes hasta la fecha; para un estudio completo, véase Rondal, 1995 y Rondal y Ed- wards, 1997). Como se muestra en estos estudios, los problemas for- males del lenguaje no son inherentes al RM/SD que RM/SD 3 . En mi opinión (Rondal, 1998) los problemas de las personas con RM/SD en los aspectos semánticos del lenguaje, por un lado, y en los aspectos fonéticos y morfo- sintácticos por otro, no tienen las mismas raíces. Los pro- blemas semánticos de los pacientes con RM/SD proceden de sus dificultades cognitivas. Son inevitables, dadas las li- mitación cognitivas que definen el RM. No obstante, las di- ficultades de los pacientes típicos de RM/SD con los as- pectos formales del lenguaje no se derivan de la propia condición de RM, como queda demostrado en algunos ca- sos excepcionales. Probablemente resultan de deterioros concretos en la organización del lenguaje. Esto es contrario al punto de vista de que todas las dificultades de lenguaje en los pacientes con RM son consecuencia directa de su dé- ficit cognitivo. Algunos factores educacionales concretos (es decir, pro- cedimientos de entrenamiento inusualmente efectivos por parte de padres, maestros, terapeutas, etc.) no parecen ha- Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 57 3 Debe haber una errata en el texto original. ber influido de forma decisiva en los resultados informa- dos. Ni tampoco es ese el caso en cuanto a una especiali- zación del hemisferio cerebral izquierdo para las funcio- nes del lenguaje así como para factores cognitivos no lingüísticos (nivel cognitivo general, mecanismo de aten- ción, capacidades de memoria inmediata o de trabajo, etc.). He sugerido (Rondal, 1998) que el principal determinante de las diferencias morfo-sintácticas y fonológicas observa- das en pacientes, típicos y excepcionales, con RM podría obedecer a una variación a nivel del cerebro. Probablemen- Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 58 Tabla 3. Principales casos atípicos de desarrollo y funcionamiento de lenguaje en pacientes con RM. Estudios y puntos clave Estudio Pacientes EC 1 CI 2 Nivel operacional 3 EM 4 LME 5 Otros aspectos del lenguaje 1. Curtiss et al (1989); Antony 6 50 Preoperatorio 2 a 9 m – Correcta articulación y Yamada (1990) Rick 15 discriminación de fonemas Laura 16 41 – Vocabulario receptivo a nivel de (etiologías 6 años desconocidas) – Habilidades morfosintácticas avanzadas, expresivas y receptivas, excepto Laura que muestra limitaciones morfosintácticas receptivas – Deficiencias semánticas, pragmáticas y discursivas 2. Rondal (1995) Françoise 32 60 Final preoperatorio 7 a 4 m 12.24 – Correcta articulación (síndrome a principio y discriminación de fonemas de Down) operatorio – Desarrollo léxico moderadamente retrasado – Morfosintaxis expresiva y receptiva avanzadas – Limitaciones en la organización del discurso 3. Cromer (1991) DH (etiología Adolescente 32 – Correcta articulación desconocida) – Amplio vocabulario – Morfosintaxis compleja – Utilización de dispositivos pragmáticos estándar en la conversación 4. O’Connor y Christopher 29 67 – Práctica del inglés dentro de la Hermelin (1991); (etiología normalidad, incluidos juicios Smith y desconocida) meta-lingüísticos complejos Tsimpli (1995) – Buen nivel de aptitud para traducir al inglés desde 13 idiomas: francés, alemán, español, danés, holandés, finés, ruso, griego, hindi, noruego, polaco, portugués y galés 5. Vallar y Papagno FF (síndrome 23 71 – Correcta articulación, con (1993) de Down) fenómenos ocasionales semejantes al tartamudeo – Buena adquisición del vocabulario italiano y, en menor grado, del inglés y del francés – Morfosintaxis expresiva avanzada Notas: 1 Edad cronológica en años al comienzo del estudio; 2 cociente intelectual según las escalas intelectuales estándar; 3 según los criterios de Piaget; 4 edad mental en años; 5 longitud media de elocución (calculada en número de palabras más morfemas de inflexión). N.B. Las casillas vacías en la tabla corresponden a piezas de información no suministradas por los autores en las fuentes originales. te, en esas personas con RM, con aptitudes lingüísticas ex- cepcionales, las estructuras cerebrales dedicadas a los as- pectos formales del lenguaje están conservadas en gran me- dida. En los pacientes típicos con RM, estas estructuras están muy poco desarrolladas y funcionan deficientemente. Mi sugerencia es que los pacientes con RM, con lenguaje excepcional o típico, se diferencian en la arquitectura y funcionamiento cerebrales; diferencias que tienen su origen en el desarrollo neurológico y que tienen causas genéticas. APRECIACIONES SOBRE CEREBRO-GEN La investigación genética está produciendo un trazado e identificación más precisos de genes en gran número de cromosomas. En cuanto al cromosoma 21, Korenberg et al (1994) han sugerido que el SD es un síndrome de gen con- tinuo. Esto sería contrario a la idea de la existencia de una única zona cromosómica responsable de las características fenotípicas del SD. Se cree que el SD y sus fenotipos, que son el resultado de una manifestación excesiva, y sus sub- siguientes interacciones, de un subgrupo de los 225 genes que se estiman situados en el cromosoma 21 (Sakaki et al, 2000). Los genes situados en otros cromosomas distintos del 21, probablemente interaccionan con los genes situados en el cromosoma 21 para influir sobre los componentes in- dividuales del fenotipo del SD (Epstein, 1998). Korenberg et al (1994) han construido un mapa fenotípico que inclu- ye 25 características consideradas típicas del SD. Asignan a una zona de 2-20 megabases, comprendida entre las zonas q11.2 y 22.3 del cromosoma 21, como la que, probable- mente, contienen los genes responsables del fenotipo del SD. Estas concepciones sobre la relación entre genotipo y fenotipo en el SD, son coherentes con características cen- trales del T21, como la rica variedad de fenotipos y la va- riabilidad, tanto en la penetración como la expresión de los genes afectados. Es posible concebir que exista una importante variabilidad dentro del síndrome, a nivel cere- bral, en las áreas de lenguaje de las personas con SD, como consecuencia de una variación genética o extra genética. Sugiero, con todas las precauciones debidas en cuanto al análisis de vínculos con rasgos de comportamiento com- plejos, que existe, además de los actuales análisis de feno- tipo/genotipo del SD, una zona del cromosoma 21 en la que la triplicación, supresión o cualquier otro tipo de modifica- ción del mismo, de forma individual o en asociación con otros genes, está directamente relacionada con las anoma- lías estructurales del cerebro en las áreas responsables de los aspectos formales del lenguaje. Más genéricamente, los especialistas en genética, asocia- dos con los científicos del cerebro y el comportamiento, han empezado a construir una base de datos de las personas que presentan variabilidad y formas atípicas en la triplica- ción, supresión, etc., de las mismas zonas cromosómicas y genes, y han unido estas variaciones genéticas con varia- ciones en los comportamientos cognitivos. Comparando y combinando los datos de los pacientes portadores de los diversos tipos de modificaciones genéticas, será posible asignar características de conductas neurológicas de los síndromes genéticos causantes de RM, a distintas zonas cromosómicas con genes conocidos. Se esperan importan- tes progresos a corto y medio plazo, que permitirán una especificación precisa de las relaciones causales implicadas en los diversos fenotipos asociados con estos síndromes. La perspectiva cerebro-gen, definida en el presente docu- mento, tiene la ventaja de proponer una explicación única para las diferencias, derivadas de un síndrome, observadas en el lenguaje de personas con RM típico y de la extrema variabilidad documentada de casos atípicos. Es importante advertir que esta orientación neurogenética no implica ne- cesariamente la existencia de módulos concretos lingüísti- cos o cognitivos innatos, algunos de los cuales faltarían en algunos síndromes o en algunas personas, y estarían dete- riorados en otros (como varios teóricos han sugerido, im- prudentemente, en mi opinión; p. ej., Bellugi et al, 1994). Actualmente se piensa que las estructuras neurales subya- centes en algunos aspectos del desarrollo del lenguaje, es- tán conservadas en gran medida en algunas personas con RM, como resultado de una variación genética. En lo su- cesivo, permitirán una construcción del lenguaje a partir de los datos disponibles. No estoy sugiriendo que el cono- cimiento operacional conservado del que hablamos, tenga su origen en módulos concretos innatos. En conclusión, los análisis precedentes apoyan la creen- cia de que es posible alcanzar una considerable penetración en los síndromes genéticos de RM y en algunos de los me- canismos responsables del desarrollo del lenguaje, a partir de interacciones sistemáticas entre lenguaje, cerebro y ciencias genéticas. Una información más detallada sobre el cerebro en los síndromes genéticos, combinada con un creciente conocimiento de la función de los genes, propor- cionará una oportunidad única para dilucidar las significa- tivas relaciones entre los factores genéticos, neurobiológi- cos y de comportamiento en el desarrollo humano. Y, más concretamente, con respecto al RM, los análisis preceden- tes apoyan la idea de que las consideraciones etiológicas y neurobiológicas son fundamentales y que, junto con las consideraciones sobre el comportamiento, debería prestár- seles una mayor atención en el trabajo clínico y de campo. BIBLIOGRAFÍA Akefeldt A, Akefeldt B, Gilbert C. Voice, speech, and language characteristics of children with Prader-Willi syndrome. J Intel Dis Res 1997; 41: 302-311. Atkinson J, King J, Braddick O, Nokes L, Anker S, Braddick F. A specific deficit of dorsal stream function in Williams’ syn- drome. Neuroreport 1997; 8: 1919-1922. Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 59 Bartel N, Bryen S, Keehn S. Language comprehension in the moderately retarded child. Excepcional Children 1973; 39: 375-382. Bellugi U, Bihrle A, Jernigan T, Trauner D, Doherty S. Neuropsy- chological, neurological and neuroanatomical profile of Williams syndrome. Am J Med Gen 1990; 6 (Suppl): 115-125. Bellugi U, Lichtenberger L, Jones W, Lai Z, St George M. The neurocognitive profile of Williams syndrome: A complex pattern of strengths and weakenesses. J Cognitive Neuros- cience 2000; 12: 7-29. Bellugi U, Wang P, Jernigan T. Williams syndrome: An unusual neuropsychological profile. En: Broman S, Grafman J, eds. Atypical cognitive deficits in developmental disorders: Impli- cations for brain function. Hillsdale: Erlbaum, 1994; 23-56. Bishop D. Test of the reception of grammar. Londres: Med Res Council, 1983. Bishop D. An innate basis for language? Science 1999; 286: 2283-2284. Borghgraef M, Fryns JP, Smeets E, Marien J, Van den Berghe H. The 49,XXXXY syndrome. Clinical and psychological follow-up data. Clin Gen 1988; 33: 429-434. Bruner JS. From communication to language: A psicological perspective. Cognition 1975; 3: 256-287. Butler M, Meaney F, Palmer C. Clinical cytogenetic survey of 39 individuals with Prader-Willi syndrome. Am J Med Gen 1986; 23: 793-809. Capirici O, Sabbadini L, Volterra V. Language development in Williams syndrome: A case study. Cognitive Neuropsycho- logy 1996; 13: 1017-1039. Caplan D. Language: Structure, processing and disorders. Cam- bridge: MIT Press, 1993. Carlin M. Longitudinal data shows improved prognosis in cri-du-chat syndrome. Am J Hum Gen 1988a; 41: A50. Carlin M. The improved prognosis in cri-du-chat (5p-) syndro- me. En: Fraser W, ed. Key issues in mental retardation rese- arch. Londres: Routledge, 1988b; 64-73. Carlin M. The improved prognosis in cri-du-chat syndrome. En: Fraser W, ed. Key issues in mental retardation research. Nueva York: Routledge, 1990; 64-73. Christian S, Robinson W, Huang B, Mutirangrera A, Liuc M, Nakao M et al. Molecular characterization of two proximal deletion breakpoint regions in both Prader-Willi and Angel- man syndrome patients. Am J Hum Genetics 1995; 57: 40-48. Clahsen H. The grammatical characterization of developmental dysphasia. Linguistics 1989; 27: 897-920. Clahsen H, Almazan M. Syntax and morphology in Williams syn- drome. Cognition 1998; 167-198. Clark C, Klonoff H, Hayden M. Regional cerebral glucose meta- bolism in Turner syndrome. Canad J Neurol Sci 1990; 17: 140-144. Clarke AM, Clarke AD, Berg J. Mental deficiency: The changing outlook. Londres: Methuen, 1985. Coggins T, Carpenter R, Owings N. Examing early intentional communication in Down’s syndrome and nonretarded chil- dren. Br J Dis Commun 1983; 18: 99-107. Coleman M, Brudbaker R, Hunter K, Smith G. Rett syndrome: A survey of North American patients. J Mental Def Res 1988; 32: 117-124. Cornish K, Munir F. Receptive and expressive language skills in children with cri-du-chat. J Commun Dis 1998; 31: 73-81. Courchesne E, Yeung-Courchesne R, Press G, Hesselink J, Jerni- gan T. Hypophasia of cerebellar vermal lobules VI and II in autism. N Engl J Med 1988; 318: 1349-1354. Cromer R. Language and thought in normal and handicapped children. Londres: Blackwell, 1991. Curfs L, Schreppers-Tijdink A, Wiegers A, Borghgraef M, Fryns JP. The 49,XXXXY syndrome: Clinical and psychological findings in five patients. J Mental Def Res 1990; 34: 277-282. Curtiss S. Abnormal language acquisition and the modularity of language. En: Newmeyer F, ed. Linguistics: The Cambridge Survey. Nueva York: Cambridge University Press, 1989; 2: 96-116. Damasio A, Tranel D, Damasio H. Face agnosia and the neural substrate of memory. Ann Rev Neur 1990; 13: 89-109. Daniel L, Gridley B. Prader-Willi syndrome. En: Phelps L, ed. A guidebook for understanding and educating health-related disorders in children and adolescents. A compilation of 96 rare and common disorders. Washington: Am Psychol Assoc 1998; 534-540. Dolk H, De Wals P, Guillerot Y, Lechat M, Ayme S, Beckers R et al. The prevalence at birth of Down’s syndrome in 19 regions of Europe 1980-1986. En: Fraser W, ed. Key issues in mental retardation research. Londres: Routledge, 1990; 3-11. Dunn L, Dunn P, Whetton C, Pintilie D. British Vocabulary Scales. Windsor: NFER-Nelson, 1982. Dykens EM. Measuring behavioral phenotypes: Provocations from the “new genetics”. Am J Ment Retard 1995; 99: 522-532. Dykens EM, Hodapp RM, Leckerman JF. Strengths and weak- nesses in the intellectual functioning of males with fragile X syndrome. Am J Med Gen 1987; 28: 13-15. Dykens EM, Hodapp RM, Walsh K, Nash L. Adaptative and maladaptative behavior in Prader-Willi syndrome. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 1992; 31: 1131-1136. Dykens EM, Hodapp RM, Leckerman J. Behavior and develop- ment in fragile X syndrome. Londres: Sage Publications, 1994. Elliott T, Watkins J, Messa C, Lippe B, Chugani H. Positron emis- sion tomography and neropsychological correlation in chil- dren with Turner’s syndrome. Develop Neuropsychol 1996; 12: 365-386. Epstein C. El futuro de la investigación genética sobre el síndro- me de Down. Rev Med Intern sobre el Síndrome de Down 1998; 4: 4-8. Ewart A, Morris C, Atkinson D, Sternes K, Spallone P, Stock A et al. Hemizygosity at the elastin locus in a developmental disorder, Williams syndrome. Nat Genet 1993; 5: 11-16. Fishler K, Koch R. Mental development in Down syndrome mosaicism. Am J Mental Retard 1991; 96: 345-351. Friefeld S, MacGregor D. Sensory-motor coordination in boys with fragile X syndrome. En: Holden JA, Cameron B, eds. Proceedings of the First Canadian Fragile X Conference. Kingston: Oudwanda Resource Center, 1993. Galaburda A, Bellugi U. Multi-level analysis of cortical neuro- anatomy in Williams syndrome. J Cognitive Neuroscience 2000; 12: 74-88. Galaburda A, Wang P, Bellugi U, Rosen M. Cytoarchitectonic anomalies in a genetically based disorder: Williams syndro- me. Cog Neur Neuropsychol 1994; 5: 753-757. Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 60 Gersh M, Goodhart S, Paszter L, Harris D, Weiss L, Overhauser J. Evidence for a distinct region causing a cat-like cry in patients with 5p deletions. Am J Hum Gen 1995; 56: 1404-1410. Ginther D, Fullwood H. Turner’s syndrome. En: Phelps L, ed. A guidebook for understanding and educating health-related disorders in children and adolescents. A compilation of 96 rare and common disorders. Washington: Am Psychol Assoc, 1998; 691-695. Goodhart S, Simmons A, Grady D, Rojas K, Moysis R, Lovett M et al. A yeast artificial chromosome contig of the critical region for cri-du-chat syndrome. Genomics 1994; 24: 63-68. Greenwald C, Leonard L. Communicative and sensorimotor deve- lopment of Down’s syndrome children. Am J Mental Defi- ciency 1979; 84: 296-303. Greenswag L, Alexander R, eds. Management of Prader-Willi syndrome. Nueva York: Springer, 1995. Gunn P, Berry P, Andrews R. Looking behavior of Down’s syn- drome infants. Am J Mental Deficiency 1982; 87: 344-347. Gutman A, Rondal JA. Verbal operants in mother’s speech to non- retarded and Down’s syndrome children matched for linguis- tic level. Am J Mental Deficiency 1979; 83: 446-452. Hagerman R. Biomedical advances in developmental psychology: The cases of fragile X syndrome. Develop Psychol 1996; 32: 416-424. Hedrick D, Prather E, Tobin A. Sequenced inventory of commu- nicative development. Seattle: University of Washington Press, 1984. Howlin P, Davies M, Udwin O. Cognitive functioning in adults with Williams syndrome. J Child Psychology and Psychiatry 1998a; 39: 183-189. Howlin P, Davies M, Udwin O. Syndrome specific characteris- tics in Williams syndrome: To what extent do early behaviou- ral patterns persist into adult life? J Applied Res Intellectual Disabilities 1998b; 11: 207-226. Jernigan T, Bellugi U, Sowell E, Doherty S, Hesselink J. Cere- bral morphologic distinctions between Williams Down’s syn- dromes. Archives of Neurology 1993; 50: 186-191. Jones O. Mother-child communication with pre-linguistic Down’s syndrome and normal infants. En: Schaffer H, ed. Studies in mother-infant interaction. Nueva York: Academic, 1977; 126-149. Jones W, Bellugi U, Lai Z, Chiles M, Reilly J, Lincoln A et al. Hypersociability in Williams syndrome. J Cognitive Neuros- cience 2000; 12 (Suppl): 30-46. Karmiloff-Smith A, Grant J, Berthoud I, Davies M, Howlin P, Udwin O. Language and Williams syndrome. How intact is intact? Child Development 1997; 68: 274-290. Karmiloff-Smith A, Tyler L, Voice K, Sims K, Udwin O, Howlin P et al. Linguistic dissociations in Williams syndrome: Eva- luating receptive syntax in on-line and off-line tasks. Neu- ropsychologia 1998; 36: 343-351. Kerr A, Corbitt J. Rett syndrome: Frome gene to gesture. J Royal Soc Med 1994; 87: 562-566. Kerr A, Montague J, Mils B, Ther D, Stephenson J. The hands and the mind, pre- and post-regression in Rett syndrome. Brain and Development 1987; 9: 487-490. Klepp S, Katayama K, Shipley K, Fausher D. The speech and lan- guage characteristics of children with Prader-Willi syndrome. J Speech and Hearing Disorders 1990; 55: 300-309. Korenberg J, Chen X, Schipper R, Sun Z, Gonsky R, Gerwehr S et al. Down syndrome phenotypes. The consequences of chro- mosomal imbalance. Proceedings of the National Academy of Sciences 1994; 91: 4997-5001. Korenberg J, Chen X, Hirota H, Lai Z, Bellugi U, Burian D et al. Genome structure and cognitive map of Williams syndrome. J Cognitive Neuroscience 2000; 12: 89-107. Legins E, Descheemacker M, Spaepen A, Casaer P, Fryns JP. Neurofibromatosis type 1 in childhood: A study of the neu- ropsychological profile in 45 children. Genetic Counseling 1994; 5: 51-60. Leiner H, Leiner A, Dow R. Does the cerebellum contribute to mental skills? Behav Neurosc 1986; 100: 443-454. Leonard M, Schowalter JE, Landy G, Ruddle FH, Lubs HA. Chromosomal abnormalities in the New Haven newborn study: A prospective study of development of children with sex chromosome anomalies. En: Robinson A, Lubs HA, Bergsma D, eds. Birth defects: original articles series. Nueva York: Alan R Liss, 1979; 115-159. Lewandowski L, Costenbader V, Richman R. Neuropsychological aspects of Turner syndrome. Int J Clin Neuropsychol 1985; 7: 144-147. Lorch M, Ferner R, Golding J, Whurr R. J Neuroling 1999; 12: 157-165. Lynch M, Eilers R. Perspectives on early language from typical development and Down syndrome. En: Bray N, ed. Interna- tional Review of Research in Mental Retardation. Nueva York: Academic, 1991; 147-168. McCarthy G, Puce A, Belger A, Allison T. Electrophysiological studies of human face perception: II. Response properties of face-specific potentials generated in occipitotemporal cortex. Cerebral Cortex 1999; 9: 431-444. Maes B, Fryns JP, Van Wallenghen M, Van den Berghe H. Cogni- tive functioning and information processing of adult men- tally retarded with fragile X syndrome. Am J Med Gen 1994; 50: 190-200. Mahoney G, Glover A, Finger I. Relationships between language and sensorimotor development in Down syndrome and nonre- tarded children. Am J Mental Deficiency 1981; 86: 21-27. Mandoki M, Summer G, Hoffman R, Riconda D. Areview of Kli- nefelter’s syndrome in children and adolescents. J Am Acad Child Adolescent Psychiatry 1991; 30: 167-172. Markman E. Constraints children place on word meanings. Cog- nitive Science 1990; 14: 57-77. Martin N, Snodgrass G, Cohen R. Idiopathic infantile hypercalca- emia –a continuing enigma. Arch Dis Childhood 1984; 59: 605-613. Mazzocco M, Turner J, Denckla M, Hoffman K, Scanlon D, Vellutino F. Language and reading deficits associated with neurofibromatosis type I. Evidence for a not-so-non verbal learning disability. Develop Neuropsychol 1995; 11: 503-522. Michele G, Presta M, Di Salle F, Serra L. Cerebellar vermis hypo- plasia in a case of cri-du-chat syndrome. Acta Neurol 1993; 15: 92-96. Miller J. The search for the phenotype of disordered language per- formance. En: Rice M, ed. Toward a genetics of language. Mahwan: Erlbaum, 1996; 297-314. Miller J. Profiles of language development in children with Down syndrome. En: Miller J, Leddy M, Leavitt L, eds. Improving Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 61 the communication of people with Down syndrome. Baltimo- re: Brookes, 1999; 11-39. Miller J, Chapman R, Branston M, Reichle J. Language compre- hension in sensorimotor stages 5 and 6. J Speech Hearing Res 1980; 23: 284-311. Mills D, Twyla D, St George M, Appelbaum L, Bellugi U, Neville H. Electrophysiological studies of face processing in Williams syndrome. J Cognitive Neuroscience 2000; 12: 47-64. Money J, Alexander D. Turner’s syndrome: Further demonstra- tion of the presence of specific cognitional deficiencies. J Med Gen 1966; 3: 47-48. Moser H. Prevention of mental retardation (genetics). En: Rowitz L, ed. Mental retardation in the year 2000. Nueva York: Sprin- ger-Verlag, 1992; 66-82. Mundy P, Kasari C, Sigman M, Ruskin E. Nonverbal communi- cation and early language acquisition in children with Down syndrome and in normally developing children. J Speech Hearing Res 1995; 38: 157-167. Murphy D, Allen G, Haxby J, Largay K, Daly E, White B et al. The effects of sex steroids and the X chromosome, on female brain function: A study of the neuropsychology of adult Turner syndrome. Neuropsychol 1994; 32: 1309-1323. Nelen M, Van der Burgt C, Nillesen W, Vis A, Smeets H. Fami- lial Angelman syndrome with a crossover in the critical dele- tion region. Am J Med Gen 1994; 52: 352-357. Netley C, Rovet J. Relations between a dematoglyphic measure, hemispheric specialization, and intellectual abilities in 47,XXY males. Brain and Cognition 1987; 6: 153-160. Nicholls R, Knoll J, Buther M, Karam S, Lalander M. Genetic imprinting suggested by maternal heterodisomy in nondele- tion Prader-Willi syndrome. Nature 1989; 342: 281-285. Nicholls R, Pai G, Gottlieb W, Cantu E. Paternal uniparental disomy of chromosome 15 in a child with Angelman syndro- me. Annals of Neurology 1992; 32: 512-518. Niebuhr E. The cri-du-chat syndrome. Hum Gen 1978; 42: 143-156. Noonan J, Ehmke D. Associated noncardiac malformations in children with congenital heart disease. J Pediatr 1963; 63: 468-470. Nora J, Nora D, Sinha H, Spangler W, Lubs J. The Ullrich- Noonan syndrome. Am J Dis Child 1974; 127: 48-55. O’Connor N, Hermelin B. A specific linguistic ability. Am J Mental Retard 1991; 95: 673-680. Overhauser J, Huang X, Gersch M, Wilson W, McMahon J, Bengtsson U et al. Molecular and phenotypic mapping of the short arm of chromosome 5: Sublocalization of the critical region for the cri-du-chat syndrome. Hum Molecular Gen 1994; 34: 247-252. Palmer C, Reichmann A. Chromosomal and clinical findings in 110 females with Turner syndrome. Hum Gen 1976; 35: 35-49. Park E, Bailey J, Cowell C. Growth and maturation of patients with Turner syndrome. Pediatr Res 1983; 17: 1-7. Penner K, Johnston J, Faircloth B, Irish P, Williams C. Communi- cation, cognition, and social interaction in Angelman syndro- me. Am J Med Gen 1993; 46: 34-39. Pezzini G, Vicari S, Volterra V, Milani L, Ossella M. Children with Williams syndrome. Is there a single neuropsychological profile? Developmental Neuropsychology 1999; 15: 141-155. Phelps L, ed. A guidebook for understanding and educating health-related disorders in children and adolescents. Acompi- lation of 96 rare and common disorders. Washington: Am Psychol Assoc, 1998. Pueschel S, Thuline H. Chromosome disorders. En: Matson J, Mulick J, eds. Handbook of mental retardation. Elmsford: Pergamon, 1191; 115-138. Reiss A, Eliez J, Schmitt E, Straus E, Lai Z, Jones W et al. Neu- roanatomy of Williams syndrome: A high-resolution MRI study. J Cognitive Neuroscience 2000; 12: 65-73. Reynell J. Reynell Developmental Language Scales. Windsor: NFER-Nelson, 1985. Rondal JA. Maternal speech to normal and Down’s syndrome children mateched for mean length of utterance. En: Meyers C, ed. Quality of life in the severely and profoundly retarded people: Research foundations for improvement. Washington: Am Assoc Mental Deficiency, 1978; 193-265. Rondal JA. Verbal imitation by Down syndrome and nonretarded children. Am J Mental Deficiency 1980; 85: 318-321. Rondal JA. Une note sur la théorie cognitive-motivationnelle d’Edward Zigler en matière de retard mental culturel-familial. Psychologica Belgica 1981; 20: 61-82. Rondal JA. Adult-child interaction and the process of language acquisition. Nueva York: Praeger, 1985. Rondal JA. Exceptional language development in Down syndro- me: Implications for the cognition-language relationship. Cambridge: Cambridge University Press, 1995. Rondal JA. Cases of exceptional language in mental retardation and Down syndrome: Explanatory perspectives. Down Syn- drome 1998; 5: 1-15. Rondal JA, Bachelet JF, Perée F. Analyse du language et des inte- ractions verbales adulte-enfant. Bull d’Audiophonologie 1986; 5-6: 507-535. Rondal JA, Comblain A. Language in adults with Down syndro- me. Down Syndrome 1996; 4: 3-14. Rondal JA, Comblain A. Current perspectives on developmental dysphasias. J Neurolinguistics 2000; 12: 181-212. Rondal JA, Edwards S. Language in mental retardation. Londres: Whurr, 1997. Rosen M, Jones W, Wang P, Klima E. Face processing: Remarka- ble sparing in Williams syndrome. Genetic Couseling 1995; 6: 138-140. Rosenberg S, Abbeduto L. Language and communication in mental retardation. Development, processes, and intervention. Hillsdale: Erlbaum, 1993. Ross J, Roeltgen D, Feuillan P, Kushner H, Cutler G. Use of strogen in young girls with Turner syndrome. Neurology 2000; 54: 164-170. Saint-Arroman F, Alozy C. Neurofibromatoses, troubles cogni- tifs et prise en charge orthophonique. Proceedings of “Les entretiens de Bichat d’Orthophonie”. París: Expansion Scien- tifique Française, 1998; 146-153. Sakaki Y, Shimizu N, Rosenthal A, Blöcker H, Yaspo ML. The complete sequence and gene catalogue of human chromoso- me 21. Nature 2000; 18. Shprintzen R. Genetics syndrome and communication disorders. San Diego: Singular, 1997. Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 62 Simonoff E, Bolton P, Rutter M. Mental retardation: Genetic fin- dings, clinical implications and research agenda. J Child Psychol Psychiatry 1996; 37: 259-280. Smith BL, Oller K. Acomparative study of pre-meaningfull voca- lizations produced by normally developping and Down’s syn- drome infants. J Speech Hearing Dis 1981; 46: 46-51. Smith N, Tsimpli I. The mind of a savant. Language learning and modularity. Londres: Blackwell, 1995. Sokolov J. Linguistic imitation in children with Down syndrome. Am J Mental Retardation 1992; 97: 209-221. Solot C, Zackai E, Obringer A, Konkle D, Handler S, Meadows A. Communication disorders in children with neurofibromatosis type 1. En: Rubinstein A, Korf B, eds. Neurofibromatosis: A handbook for patients, families and healthcare professionals. Nueva York: Thieme Medical Publishers 1990; 67-92. Stevens T, Karmiloff-Smith A. Word learning in a special popu- lation: Do individuals with Williams syndrome obey lexical constraints? J Child Language 1997; 24: 737-765. Stumpof D, Alkesne J, Amiegers J. Neurofibromatosis conference statement. Arch Neurol 1988; 45: 575-578. Summers J, Allison D, Lynch P, Sandler L. Behaviour problems in Angelman syndrome. J Intellectual Disability Res 1995; 39: 97-106. Trent R, Valpato F, Smith A, Lindeman R, Wang M, Warue G et al. Molecular and cytogenetic studies of the Prader-Willi syn- drome. J Med Gen 1991; 28: 649-654. Tyler L, Karmiloff-Smith A, Voice J, Stevens T, Grant J, Udwin O et al. Do individuals with Williams syndrome have bizarre semantics? Evidence from lexical organization using an on-line task. Cortex 1997; 33: 515-527. Vallar G, Papagno C. Preserved vocabulary acquisition in Down’s syndrome: The role of phonological short-therm memory. Cortex 1993; 29: 467-483. Volterra V, Capirci O, Pezzini G, Sabbadini L, Vicari S. Linguistic abilities in Italian children with Williams syndrome. Paper presented at the Sixth International Professional Conference. San Diego, 1994. Wang PP, Bellugi U. Evidence from two genetic syndromes for dissociation between verbal and visual-spatial short-term memory. J Clin Exper Neuropsychol 1994; 16: 317-322. Wang P, Doherty S, Hesselink J, Bellugi U. Callosal morphology concurs with neuropathological findings in two neurodeve- lopmental disorders. Arch Neurol 1992; 49: 407-411. Webb T, Bundey S, Thake A, Todd J. Population incidence and segregation ratios in Martin-Bell syndrome. Am J Med Gen 1986; 23: 573-580. Wiedemann H, Kunze J, Grosse I. Clinical syndrome. Londres: Mosby, 1997. Wilson M, Dyson A. Noonan syndrome: Speech and language characteristics. J Commun Dis 1982; 15: 347-352. Wishart J. Early learning infants and young children with Down syndrome. En: Nadel L, ed. The psychobiology of Down syn- drome. Cambridge: MIT Press, 1988; 7-50. Wisnieski K, Kida E. Abnormal neurogenesis and synaptogenesis in Down syndrome brain. Develop Brain Dysfunction 1994; 17: 1-12. Witt-Engerstrom I. Rett syndrome: A retrospective pilot study on potential early predictive symptomatology. Brain and Deve- lopment 1987; 9: 481-486. Yamada J. Laura. A case for the modularity of language. Cam- bridge: MIT Press, 1990. Zapella M. The preserved speech variant of the Rett complex: A report of 8 cases. European Child and Adolescent Psychiatry 1997; 6: 23-25. Zigler E. Developmental versus difference theories of mental retardation and the problem of motivation. Am J Mental Defi- ciency 1969; 73: 536-556. Rondal, J. A.—EL LENGUAJE EN EL RETRASO MENTAL: DIFERENCIAS INDIVIDUALES Y SINDRÓMICAS Y VARIACIÓN NEUROGENÉTICA Rev Logop Fon Audiol 2001; XXI(2): 46-63 63 Correspondencia: J. A. Rondal Université du Liège Laboratoire Psycholinguistique Boulevard du Rectorat, 5 Sant Tilman B, 4000 Liège (Bélgica) [email protected]